29 de setembre de 2009

CREED EN EL QUE ÉL HA ENVIADO

La gente necesita a Jesús y lo busca. Hay algo en él que los atrae, pero todavía no saben exactamente por qué lo buscan ni para qué. Según el evangelista, muchos lo hacen porque el día anterior les ha distribuido pan para saciar su hambre.

Jesús comienza a conversar con ellos. Hay cosas que conviene aclarar desde el principio. El pan material es muy importante. Él mismo les ha enseñado a pedir a Dios «el pan de cada día» para todos. Pero el ser humano necesita algo más. Jesús quiere ofrecerles un alimento que puede saciar para siempre su hambre de vida.

La gente intuye que Jesús les está abriendo un horizonte nuevo, pero no saben qué hacer, ni por dónde empezar. El evangelista resume sus interrogantes con estas palabras: «y ¿qué obras tenemos que hacer para trabajar en lo que Dios quiere?». Hay en ellos un deseo sincero de acertar.

La respuesta de Jesús toca el corazón del cristianismo: «la obra (¡en singular!) que Dios quiere es ésta: que creáis en el que él ha enviado». Dios sólo quiere que crean en Jesucristo pues es el gran regalo que él ha enviado al mundo. Ésta es la nueva exigencia. En esto han de trabajar. Lo demás es secundario.



Extraído de EL CORAZÓN DEL CRISTIANISMO de JOSÉ ANTONIO PAGOLA, publicado en www.eclesalia.net el 29-7-2009




Luís Asín. Equip Permanent
de la Delegació de Joves.

1 comentari:

Ignacio ha dit...

¿Y qué significa creer?

¿Grabar su nombre en una enorme lápida de mármol, tan grande que nadie la pueda nunca mover?

¿Ver su cara pintada en cada hoja madura que cae del árbol en otoño?

¿Es esto creer? ¿Con esto basta?