14 d’octubre de 2009

DEIXAR-SE EN MANS DE DÉU: IGNASI DE LOIOLA

" (...)En Loyola, Íñigo descubre un nuevo camino. Es Dios quien le ilusiona con ello. Y, sin embargo, el joven, aventurero e impulsivo, sintiéndose convertido y curado, cree que ahora depende todo de sí. Es como si Dios le hubiese invitado a subir a un carro para llevarle a un lugar soñado, y en vez de montarse en el carro dispuesto para él, Íñigo se empeñara en empujar, incapaz de comprender que se tiene que dejar llevar. (...) Ese empeño por tirar del carro, por cumplir, por hacer, por ser... que solo lleva a clavar la mirada en un espejo en lugar de mirar a Dios. A cargar- heroica e inútilmente- con las limitaciones, empeñandose en corregirlas en lugar de dejar que sea Dios el que sane las heridas y abrace las miserias. "

(...)"Siente que él solo, frágil y limitado, nada puede. Comprende que nada va a conseguir por sus propios medios. Por primera vez intuye que seguir a Dios no es cuestión de la propia perfección, sino de dejarse acompañar, sanar, conducir. En esta rendición se está haciendo, por vez primera, absolutamente pobre. En su corazón deja de mirara hacia sí mismo y se vuelve a Dios"


Del llibre: Ignacio de Loyola, nunca solo.
Autor: José María Rodríguez Olaizola



Txaro Revuelta
Parròquia St.Ignasi

Equip DPJ

1 comentari:

eloi ha dit...

La imatge que més m'agrada de St Ignasi no és la típica que surt triomfant amb la bandera del AMDG, sinó la del rapte de Manresa, estirat i abatut al terra... crec que va en línia del que expliques.
att i ànims amb el bloc