25 de juny de 2010

5dies 5testimonis: ESPERANZA.

Soy Esperanza, tengo 27 años y no sé especificar bien de dónde soy. Sin embargo, es algo por lo que me siento muy agradecida. Soy un trocito de cada sitio por el que he pasado. Nací en Sevilla, crecí en Jerez de la Frontera, mis padres son del Líbano y en los últimos años he vivido en Chile, Nueva Zelanda y distintos puntos de España. Ahora vivo en Lérida, una nueva etapa de mi vida.

Siempre he creído que es importante hacer proyectos en nuestra vida. Vivimos tiempos difíciles, de dudas, confusión, inseguridad. ¿Cuántas veces nos preguntamos hacia dónde vamos? Nos creemos a la deriva… pero no lo estamos. Por eso sé que es importante hacer proyectos en nuestras vidas. Pensemos, valoremos,… ¡y soñemos también! Alguien me dijo una vez que hiciera proyectos, pero que siempre los dejara abiertos a que Dios interviniera en ellos, dando su “toque especial” (… ¡o dándoles la vuelta por completo!). Puede que nos demos cuenta de que nuestros sueños no están tan lejos de la realidad.

¿Cómo ves a Dios en tu vida?” Permitidme responder con otra pregunta…: ¡¿cómo no verlo?! Sólo hace falta estar atentos y un poco de Fe. Sí, con un poco es suficiente, pero muchas ganas de cultivarla. Si ponemos un poco de atención, Dios siempre nos habla. Por medio de música, personas, situaciones, etc. Las respuestas se vuelven palpables.

No creo en las casualidades. A través de experiencias de mi vida, he aprendido a no creer en ellas. Cuando terminé la universidad, tuve la oportunidad de viajar y trabajar en distintos puntos del mundo. Ningún destino fue demasiado planeado. Todo fue surgiendo de una forma “sospechosamente” natural. Es curioso: el único destino que estuve planeando meses, no llegó a salir. Sin embargo, una semana después me encontraba en el hemisferio sur, trabajando en una bodega y rodeada de gente que en ningún momento llegué a sentir como desconocidos. Y siempre Dios, en cada rincón, haciéndose presente de las formas más inesperadas.

Como decía antes, un poco de Fe es suficiente, pero lo más importante es QUERER cultivarla. Muchos hemos tenido la suerte de crecer en un ambiente cristiano. Pero eso no basta. La Fe es una necesidad que surge de dentro. Es pasar de la teoría (lo que nos han estado inculcando siempre)… ¡a la práctica! Es darse cuenta que no hay FELICIDAD duradera lejos de Dios. Lo que la sociedad intenta vendernos como “divertido”, no hace más que dejarnos un vacío más grande aún. ¿Y cómo intentamos ocultar todo este desorden y este hueco?: con RUIDO.

Puede parecer que me esté alejando un poco del tema… Pero éste es el escenario donde todos nos movemos, donde vivimos y trabajamos. Como alguien dijo una vez: “Busca el Silencio. Ten alerta el corazón. Calla y contempla”. En el silencio es donde empezamos a oír la voz de Dios. Y se aprende más a sentir, cuando aprendemos a escuchar. El silencio es algo que aprendí en Taizé, en épocas del año en las que hay muy poca gente… Es un trocito que he querido conservar en mi día a día. Al menos 20 minutos de tranquilidad, de silencio, de oración. No para “desconectar”, sino para “reconectar” con lo que verdaderamente importa…

Esperanza G.
Parròquia St.Ignasi
DPJ lleida

p.d.: cuidado con esos 20 minutos… ¡pueden llegar a enganchar más que internet!